Querido Buenos Aires
TuWeb
Álbum de Fotos
Mis aficiones
Querido Buenos Aires
 
Querido Buenos Aires


imagen
RELATOS DE LA PRIMERA CIUDAD

Cuando culminaba el siglo XIX y principios del siglo XX Buenos Aires sufrió una transformación importante; la prosperidad económica que atravesaba el país sumada a las preparaciones para celebrar el primer Centenario que se celebraría en 1910 y que permitieron que la infraestructura urbana se desarrollara. Se mejoraron los servicios públicos. En ese momento, Buenos Aires tuvo su primer línea de subterraneos en 1913, de gran calidad comparativa con la europea y la neoyorkina, y a su vez la primera línea de subterráneos de Sudamerica. Con respecto a lo urbanístico se modificó en estilos, edificios altos y en la traza urbana. Se discutieron y formularon planes para hacer de la metrópolis el símbolo de una nueva y progresista nación. El aumento del tráfico comercial requería la construcción de un nuevo puerto en la ciudad. Un destacado vecino, Dn Eduardo Madero había presentado varios proyectos para su construcción en 1861 y 1869, pero fue en 1882 cuando su proyecto es aceptado gracias a su tío Francisco Madero que fue vicepresidente de la Nación durante la presidencia de J.A. Roca. El puerto fue inaugurado en 1884, pero la dársena norte y el dique 4 fueron inaugurados recién en 1897. Este puerto tuvo muchas deficiencias; por lo que en 1908 el Congreso de la Nacion establecio la construcción de Puerto Nuevo, que fue inaugurado en 1919, y compuesto por dársenas abiertas. En 1895 a 1914, y con motivo del arribo de grandes corrientes inmigratorias, la ciudad creció con una de las tasas anuales más grandes del mundo y en 1914 era la duodécima ciudad más grande del mundo con 1.575.000 habitantes, y también creció cultural y comercialmente. Esta inmigración provocó cambios en la fisonomía de la ciudad. En algunos barrios era usual la construcción de conventillos, que eran viviendas precarias alquiladas a los recién llegados, quienes debían convivir en una situación de hacinamiento y falta de higiene. También comenzaron a formarse las primeras villas de emergencias que si bien se desarrollaron a partir de la década de 1930, existían con anterioridad. Durante finales del siglo XIX y principios del siglo XX existió un gran desarrollo del sistema tranviario. La primera línea de tranvías fue inaugurada el 14 de julio de 1863. Para principios de la década de 1920 la red contaba con 875 Km. de líneas, 3000 vehículos y 12.000 empleados. El sistema continuó funcionando hasta el 19 de febrero de 1963 luego de lo cual la ciudad se queda sin tranvías hasta que se inaugura el Pre Metro en 1987, salvo por un servicio histórico que funciona en el barrio de Caballito los feriados y fines de semana desde 1980 —el "Tramway Histórico de Buenos Aires". En 1936 se construyó el Obelisco y el año siguiente se inauguró el primer tramo de la Avenida 9 de Julio cuya extensión sería ampliada varias veces en las décadas siguientes hasta el presente. En 1941, y transcurridos unos años de obras, se inauguró la Avenida Gral. Paz. Desde ese entonces, esta avenida sirve de límite entre la ciudad de Buenos Aires con el territorio de la Provincia de Buenos Aires, y fijados por ley 1887. Durante los gobiernos de la Revolucion del 43 y los mandatos de Juan D. Peron, a raíz de un fuerte proceso de migración interna, la ciudad aumentó su población tanto dentro de sus límites administrativos como en los distritos de la provincia de Buenos Aires lindantes con la misma, lo cual llevó a la conformación de la megaciudad conocida como el Gran Buenos Aires. En 1955 la ciudad sufrió el bombardeo de la Plaza de Mayo por un grupo de militares y civiles opuestos al gobierno del presidente Juan Domingo Perón con la intención de derrocarlo. En el hecho murieron 308 personas y hubo más de 700 heridos. Hacia 1976 (plena dictadura militar), con vistas a un parque automotor en constante expansión, fue ideado el Plan de autopistas urbanas, firmemente ejecutado por el intendente de turno que contemplaba una red de autopistas con peaje. La construcción comenzó en 1978, y las autopistas 25 de Mayo y Perito Moreno fueron finalmente inauguradas el 6 de diciembre de 1980.Una importante cantidad de terrenos fueron expropiados, en muchos casos de manera forzada, y con profundo malestar y rechazo de gran parte de los vecinos afectados. Muchos de ellos fueron trasladados a barrios construidos por proyectos estatales de vivienda. Otras obras fueron comenzadas y luego abandonadas, y dichos terrenos fueron ocupados ilegalmente. El 17 de marzo de 1992 a las 14:45 horas, un coche bomba explotaba contra el edificio de la Embajada de Israel causando 29 muertes, pero no sería el único, ya que el hecho se repetiría el 18 de julio de 1994 a las 9:53, esta vez contra la sede de la AMIA, causando 85 muertos y más de 300 heridos. Tras la reforma constitucional de 1994, la ciudad pudo contar con su propia Carta Organica y con un gobierno autónomo de elección directa En las primeras elecciones del Poder Ejecutivo, efectuadas en 1996, resultó ganadora la fórmula de la Union Civica Radical, convirtiendo al Dr. Fernando de la Rua, en el primer Jefe de Gobierno. Luego renunciaría a su cargo en 1999 , siendo su mandato completado su mandato por el vicepresidente Enrique Olivera.


LOS BARRIOS DE BUENOS AIRES

Buenos Aires tiene 48 barrios oficiales en total que son los que se pueden apreciar en la imagen superior. Oficialmente la ciudad se encuentra dividida en 48 barrios pero dentro de estos barrios, hay también zonas que son conocidas como barrios, y de ahi viene el dicho de los 100 barrios porteños. Por ejemplo, podemos observar que el barrio de Palermo, que es el barrio mas extenso de la ciudad, es muy grande. En Palermo, está la zona de Palermo Hollywood, Palermo viejo, Palermo Soho, etc... Que son zonas de esos barrios. Los barrios mas turisticos y por donde suelen pasear los visitantes son San Nicolás, que es el centro de la ciudad, Montserrat, Balvanera, Puerto Madero, San Telmo, La Boca, Retiro, Recoleta, Palermo y Belgrano. Estas son las zonas mas concurridas por los turistas en la ciudad y los barrios mas al oeste serian los barrios mas residenciales o trabajadores, por asi decirlo. Aunque la ciudad de Buenos Aires tiene joyas y rincones interesantes en todos sus barrios. La zona del centro de la ciudad es la zona del Obelisco y la Plaza de Mayo, que están situados en el barrio de San Nicolás. El microcentro se denomina asi por ser la zona de actividad economica y oficinista de la ciudad, donde están las sedes y edificios de los bancos y cajas y empresas multinacionales. Esta zona está situada entre San Nicolás, Puerto Madero y Retiro y se denomina asi por ser el centro financiero de la ciudad, como por ejemplo, la zona de Wall Street de New York, el microcentro seria el equivalente.

BUENOS AIRES
EL AÑEJO ENVASE DE LAS NOTICIAS
Y EL BRILLO DE LA NOCHE

Allá por los 20′ los pobladores de Buenos Aires estaban habituados a leer las noticias en los diarios con formatos sábanas (así llamados) de 93 x 62 cm. Después de los centenarios La Capital (Rosario), La Prensa y La Nación (Buenos Aires) el mayor referente era Crítica 5a.y 6a. con un tiraje de 300.000 ejemplares, todo un hito para el momento, con menor diversificación de oferta, mucha avidez de lectores y bastante menos publicidad. Un poco después irrumpió el “tabloid” de 42 x 30 cms. y para enterarse de las noticias había que oblar entre 20 y 30 ctvs. Proliferaba la “lectura de ojito” en el tranvía ó el trolebús que circulando por Callao apuntaba sus antenas paralelas hasta llegar a los sinuosos cables que recorrían las serpenteadas calles porteñas. Era la época en que en los diarios existían grandes ilustradores, qué con sus trabajos adornaban las notas teñidas de sangre con grandes rasgos de sensacionalismo. Leer el diario era entrar a un mundo fascinante, ya que al ingresar en sus páginas uno se encontraba con “noteros” de la talla de Roberto Arlt, Nicolás Olivari, Gonzalez Tuñón ó Germán González, éste último el especialista en policiales de la época. Las elites porteñas tenían sus referentes periodísticos, La Nación de los Mitre y La Prensa de los Gainza Paz eran diarios con jacket y galera. Imposible olvidar la biblioteca y los consultorios médicos de éste ultimo, abiertos para todo el mundo en el legendario edificio de la Av. de Mayo, que todos los años era esperado por los porteños cuando hacía sonar sus sirenas para el Año Nuevo ó algún otro acontecimiento menos feliz. Luego la cosa empezó a cambiar, y allá por el 51′ entre todos los presentes (El Mundo , Noticias Graficas , Democracia , Clarín , La Razón , etc) entró a codazos una caja que se enchufaba y nos hacía llegar una imagen y sonido simultáneo que se generaba detrás del Alvear Palace Hotel en la vieja Radio Belgrano y cuya señal rebotaba desde la torre del antiguo Ministerio de Obras Publicas, a quién alguna vez le quisieron poner un hermano mellizo, en realidad un edificio mal estacionado sobre la 9 de Julio,¿se imaginan lo que hubieran sido dos?.-La señal nos llegaba por el aire y se metía en casa por la antenita, qué al principio venia con la “cajita pero luego se mudo a la azotea. Todos los que la colocaban eran técnicos muy reconocidos porque estaban inmersos en las nuevas tecnologías de entonces !-Ellos eran los expertos que nos aconsejaban como “luchar con el control horizontal y con el vertical, el desenganche , brillo , contraste , la sintonía fina y otros términos no muy conocidos por entonces.-Hoy nadie creería que en La Premier (Paraná y Corrientes) la gente hacia cola para tomar un café, té o mejor aún un Gancia con Fernet; simplemente para poder acceder a ese puñado privilegiado de “televidentes” una palabrita que todavía no se había adentrado en el lenguaje porteño. La hora pico, porque entonces no se hablaba de rating ,estaba dada por Broderick Crawford y su famosa Patrulla de Caminos, después el género fue mejorando hasta llegar al pulido y entretenido Mike Hammer que nos mostraba una Nueva York donde aún se hacían las peleas en el viejo Madison Square Garden de la 8ª.y 34.-Las señoras mas acomodadas que contaban con un aparato de TV (también así se lo mencionaba)compartían con sus amigas Buenas Tardes Mucho Gusto,y se iban acostumbrando a las caras de los entonces estrellas de moda entre ellos Guillermo Brizuela Mendez , Ernesto Lerchundi , Nelly Prince , Lidia Satragno “Pinki” , Juan Jose Piñeiro, Hector Coire , Colomba y muchos otros hoy ya olvidados.-Era otra Buenos Aires .-.La radio tenia grandes oyentes que fielmente se unían a determinadas horas para escuchar distintos programas. Los más intelectuales eran adictos a las obras de teatro de Las Dos Carátulas que junto con la transmisión de operas desde el Colon, casi llenaban todas las expectativas de ese público. Por Belgrano, Splendid ó Radio El Mundo los mas chiquitos gozaban de las Aventuras de Tarzan El Rey de la Selva (Cesar Llanos, Mabel Lando y Oscar Rovito) también estaba Poncho Negro y para toda la familia la Craneoteca de los Genios y el gran éxito de esos momentos: Los Cinco Grandes del Buen Humor, qué junto al Glostora Tango Club eran el furor del eter. Por la mañana había que soportar tiernamente a Carlitos Ginés con su “Levantese Contento” y toda su parafernalia de golpes y pitos para hacernos salir de la cama.-Los cines eran un capítulo aparte, ya que Lavalle era imponente arrancando con el Luxor cerca de Florida y a partir de allí uno detrás de otro hasta llegar a Carlos Pellegrini. Como olvidar el Electric , Monumental , Paramount , Select Lavalle ; que sumados a los de Corrientes y calles adyacentes (Opera , GranRex , Mundial , Plaza , Nacional , Maipo , Ideal , Normandie , Ideal , Politeama , Broadway , Libertador , LosAngeles , Cinelandia , etc ) transformaban a Corrientes ” en la calle que nunca duerme” y sus adyacencias en un espectáculo permanente. No debemos olvidarnos del Real en Esmeralda y sus dibujitos de Disney , del Gaumont en Congreso y de la gran fiesta al inaugurarse el Metro, sobre Cerrito; la sala mas grande y moderna de América Latina (aunque el Opera seguía siendo la estrella).-Era la época de esplendor del teatro de Revistas y los porteños se deleitaban con Egle Martin,Gloria Montes, Gloria Guzmán , Nene Cao , Hilda Dehil , Maruja Montes , May Avril, Dorita Burgos, bajo el indiscutido brillo de la diva mayor : Nelida Roca.- Era época de pininos para Moria Casan, Ethel y Gogó Rojo, Carmen Barbieri y tantas otras, pero siempre bien acompañadas por los genios de Stray , Pepe Arias, Verdaguer , Dringue Farias , Don Pelele y Alfredo Barbieri con Juan Carlos Marecco Pinocho como partenaire.-.Tomar un vermouth era recorrer el Bar Suarez , Pichin , El Imparcial ó el Ramos de Montevideo, muy cerquita de los vermicelli de Pipo, los bifes de Pipón o las Papas Soufflé del Palacio de las Papas Fritas.-Era muy distinguido jugar al bowling en la Richmond de Suipacha ó tomar un scotch en la Richmond de Florida, mucho más cheto aún correrse hasta Queen Bess en Santa Fé ó la barra inglesa en el subsuelo del Plaza Hotel.- Todo el centro era un espectáculo : el Tibidabo , Tabaris , Tronio , Trocadero , Maipu Pigall , La Cigalle , Goyescas , Chantecler ; pero entre todos se destacaba el Marabú, donde D’Arienzo enseñaba todo lo que sabia como buen rey del compás.-Después de unos años las boites elegantes empezaron a proliferar y en el centro aparecieron Hippopotamus , Wana , Jaque , Africa y la colosal Mau Mau de los Lataliste sobre Arroyo.Hacia el norte y después de la Gral. Paz estaba Costa Norte, y mucho más allá Reviens , Sunset , Roof Brasil , Enamour , Gringó , Azote. En el centro las grandes tiendas como Gath y Chaves y Harrods brillaban con luz propia, eran los Carrefours de entonces. Hasta había una casa sobre Carlos Pellegrini casi Lavalle que se llamaba “AL Encaje de Bruselas” y solo vendían puntillas, hilos y demás accesorios. Pero había otros lugares que Buenos Aires mantenía en secreto y que estaban sobre Reconquista ó 25 de Mayo donde años atrás se habían instalado el Cosmopolita y el Bataclan y al desaparecer dejaron lugar a oscuros barcitos de marineros. Como olvidar los miércoles de box en el Luna Park, o las transmisiones de Buck Cannel desde Nueva York para la Cabalgata Deportiva Gillette. El recuerdo nos trae a Merentino, Lausse, Federico Tompshon, Kid Gavilan, Archie Moore; y una época de grandes hombres del ring. Después Tito Lectoure comenzó a salpicar con su Holidays On Ice y las pistas de hielo se conocieron allí frente al edificio de Correos y al recital de Sinatra, muy cerca del Corrientes 11 donde se comían unos excelentes caracoles que nos hacían consumir como mínimo 1 kilo de miñones para mojar en la salsa. Ni que hablar del Pulpo de Tucumán y Reconquista, donde el maestro cocinero nos mostraba el bloque de hielo para elegir nuestro trozo de tentáculo de pulpo, qué “a la gallega” tenia que acompañarse con vino Ribero del Avia que se servia en tazas.-Los más jóvenes disfrutábamos de recitales en teatros o radios que daba Jonnhie Ray, Bill Haley y sus Cometas, Luis Armstrong , Placer en Las Vegas con Los Plateros, la extravagante Coccinelle , la primer travesti de esas epocas.Un poco después llegaron los grandes al Opera : Paul Anka , Samy Davies Jr. y Tony Bennet y quién puede olvidar a Ray Anthony y sus éxitos de filmes y series televisivas. Algo después tuvo un sucesor que lo supero, nuestro respetado Lalo Schifrin , al que se lo podía escuchar en” Las tarde de Té”de la Confitería El Cabildo, abajo del Hotel Roig en Corrientes y Esmeralda.- Como olvidar ese Buenos Aires que nunca dormía, no sólo en el centro sino tampoco en San Isidro , Martinez , Beccar , San Fernando , Olivos , Vicente López ; todos los templos de la música estaban en sus territorios. Luego Ramos Mejia y zona oeste comenzaron la competencia con Il Corno y el Pinar de Rocha y el ruido empezó a repartirse por más y más barrios de Buenos Aires , cruzando el Puente Pueyrredón e internándose en Avellaneda.-Una Ciudad de Buenos Aires que lamentablemente no retornará.

UN GRIEGO EN BUENOS AIRES.

Aristóteles Sócrates Onássis nació en Esmirna el 15 de enero de 1906. Fue el magnate griego más famoso de la industria naviera del siglo XX y el hombre más rico del mundo en su época, tanto así, que se decía que «de vender todos sus activos, Wall Street temblaría». Onássis, nació en Turquía, en un territorio anexado por Grecia, donde su familia disponía de una vida bastante cómoda económicamente hablando, pero tras que Turquía recuperase sus territorios, los Onassis, al ser de procedencia griega, fueron expulsados del país y sus propiedades confiscadas. Cuando regresaron a Grecia, los ahorros familiares habían mermado en gran medida,ya casi en la pobreza. Ya en Grecia, el padre de Aristóteles, Dn.Sócrates Onássis trató de recuperar la fortuna familiar, con el comercio, algo en lo que tuvo cierto éxito. Pero Aristóteles por su cuenta se fue a la Argentina, donde con su innata capacidad para la persuasión y el uso de información, consiguió mover los contactos necesarios para alcanzar gran éxito en el negocio del tabaco, tras lo cual buscó introducirse en el mundo del transporte marítimo, lo cual hizo mediante dos movimientos, una fuerte serie de inversiones ( ajenas que consiguió) y un muy conveniente matrimonio bastante posterior con la hija y heredera de una de las familias más importantes en el negocio, Athina Mary Livanos. Pero todo esto tiene una historia previa, por muy pocos conocida, que tiene que ver con sus primeros años de desarraigo y en el curso de su largo viaje hasta Buenos Aires.Una vez que su flota de barcos estuvo consolidada, Onassis diversificó y adquirió la poderosa aerolínea insignia de Grecia, Olympic Airlines. Invirtió fuertemente en bienes raíces, siendo su principal foco en este ámbito su magnífica sede en Nueva York, la Olympic Tower, y por otro lado, su magnífica asociación con el príncipe Rainiero III de Mónaco le permitió literalmente, poseer más de la mitad del principado, a través de propiedades, inversiones y acciones. Para entonces, Onassis, se había convertido en el hombre más rico del planeta y en el magnate naviero más poderoso de la industria. En paralelo a su exitosa vida profesional y empresarial, estaba su tormentosa vida privada, casándose dos veces, la primera con Athina Mary Livanos, quien le dio dos hijos Alexander y Christina Onassis, y la segunda con nada menos que la ex primera dama de Estados Unidos, Jacqueline Kennedy, además de involucrarse en otros romances de alto perfil, tal como su relación con María Callas. No obstante, y a pesar de todo su éxito, el final de su vida se vio sumido por la tragedia. Su hijo heredero falleció con tan sólo 23 años de edad, su hija constantemente lo desafiaba y poco le faltó para perder su fortuna e imperio, debido a una alianza que decidieron pactar sus competidores, lo que logró rehuir gracias a la nacionalización del Canal de Suez por parte del gobierno de Gammal Abdel Nasser en Egipto. Falleció poco tiempo después, a causa del deterioro físico causado por su constante hábito de fumar habanos, lo cual le condujo a una neumonía, y por el desgaste que le implicó el estrés de sus últimos días. Aristóteles , fue el segundo hijo de Sócrates Onassis y Penélope Dologlou, que había nacido nació en Izmir (Esmirna) el 20 de enero de 1906. Su padre, un hombre enérgico y de carácter autoritario, fue un próspero banquero, gracias en muy buena parte al comercio de productos manufacturados que existía entre la Anatolia turca y los países occidentales y al contrabando reiterado de armas y otros productos.En el momento de su nacimiento, Esmirna tenía una importante proporción de griegos entre sus habitantes. Tras ser ocupada brevemente por Grecia entre 1919 y 1922, después de la victoria aliada en la Primera Guerra Mundial, la ciudad fue recuperada por Turquía y las propiedades de la familia Onassis se perdieron, forzándola a regresar a Grecia como refugiados. En 1923, Aristóteles Onassis abandonó su país de origen en dirección a Uruguay y luego Argentina, donde, tras un difícil comienzo, relanzó el negocio familiar del tabaco. En 1925, recibió la doble nacionalidad, griega y argentina. En 1927, con apenas 250 dólares, partió nuevamente en dirección a Argentina, donde intentaría una nueva vida. En Buenos Aires, falsificó su identidad para «envejecer» seis años y estar en condiciones legales de trabajar. Se hizo telefonista en una empresa de la calle Reconquista muy cerca del Cosmopolita y el Bataclán (sitios gloriosos de la noche porteña donde debutó como figura Hilda Dehil, hija de Andrés Bobasso y Anita Pelosi, o Anita del Plata, una de las chicas de Nueva York junto a Carlos Gardel). Un amigo en común, llamado Yussuf los presentó a la empresa circense más grande del mundo, incluso superior al Ringling Brothers & Barnum and Bailey. Y ambos fueron administradores del Circo Sarrasani, labor que desarrollaron juntos por mucho tiempo, y en la cual su tarea era adelantarse a los barcos y trenes que llevaba Sarrasani por todo el mundo. Se anticipaban a la llegada del Circo, para alquilar tierras, lotes y emplazamientos para sus carpas, como así también para conseguir los permisos municipales en cualquier parte del planeta. El Circo Sarrasani” nació como tal en 1901 y llegó a tener un patrimonio de 400 animales y una cifra similar entre artistas y técnicos, albergando troupes de los sitios más lejanos y exóticos del orbe con los que –a la manera de un Arca de Noé– atravesaba el océano a lo largo del siglo. Bajo esta suerte de “campana de cristal” convivían tanto chinos, japoneses, indios, turcos, marroquíes, javaneses, gauchos sudamericanos, etíopes, indios sioux o blancos europeos, como elefantes, camellos, caballos, tigres, leones, hipopótamos, osos, cebras, camellos y demás especies, mientras en el mundo se sucedían los eventos dramáticos de la historia contemporánea: la Primera Guerra Mundial, la crisis del 30, el surgimiento del nazismo, la Segunda Guerra, el apogeo del peronismo (que lo nombra “Circo Nacional Argentino ), los sucesivos golpes militares o la caída del Muro de Berlín. Es así que además de su prestigio artístico o de su vasto anecdotario, la historia de Sarrasani no ha estado exenta de los embates políticos y las crisis más trascendentes del siglo XX, incluyendo la persecución y la manipulación del poder y hasta coqueteos de Goebbels para su retorno a Alemania. Paralelamente Andrés Bobasso, después de trabajar de peluquero en la reciente formada Armada Argentina; fue uno de los que participó de la tripulación para ir a buscar al Acorazado Rivadavia en los astilleros de Boston (en realidad el acorazado, era un Dreano, llamado así por los entendidos en ingeniería naval militar). Y en ese viaje trajo a Buenos Aires como novedad los primeros calzoncillos cortos que compró en esa ciudad en una tienda muy cerca de la actual catedral. En uno de esos viajes y de otros con compañías teatrales, conoció y entabló una sólida amistad con Aristóteles. En el primer arribo a Buenos Aires del Circo Sarrasani en el vapor Ludendorff ambos fueron presentados a Hans Stosch y al morir este, el famoso circo, quedó en manos de un turco llamado Yussuf y el húngaro Gábor Némedy. Muchas décadas después de esta transición y allá por 1948, en una de las giras sudamericanas, fue nombrado "Circo Nacional Argentino" por Eva Perón. Regresando en el tiempo, paralelamente y sobre la calle Corrientes, Aristóteles instaló una cigarrería y casa de tabacos, (muy cerca del 348 del tango y en la misma cuadra de Lopez Taibo) y dedicó mucho de su tiempo a “traficar”desde Uruguay los “nuevos” Lucky Strike, Pall Mall y puros Montecristo, que eran el furor de la época. Con los pocos ingresos obtenidos por esa especulación instaló oficinas en la calle San Martín transformándose en un importador y exportador legal; y le dio un empleo nuevo a Andrés, que ya había dejado de transitar los caminos europeos en compañías de teatro y de la mano de quien sería su esposa de toda la vida, Anita Bobasso (que murió en una habitación de la Casa del Teatro, cedida por Iris Marga. Ya que Anita había acompañado a Azucena Maizani, a Tito Lusiardo y a Pepe Ratti por toda Europa, en sus espectáculos “ de Tradiciones y Costumbres Argentinas” y hasta compartió escenarios con Gardel en Nueva York. De allí el “zorzal” conseguiría su primer papel estelar para la Paramount (y allí viviría un tiempo, en el actual edificio de Times Square que aún se conserva en estos años del siglo XXI). Por su parte Aristóteles con la compra de barcazas y el incremento de sus viajes “non sanctos” multiplicó sus ganacias y pudo comprar ropas sofisticadas, pasando a frecuentar la alta sociedad de Buenos Aires. Los amigos se fueron alejando por los trabajos y sus esfuerzos: uno por sobrevivir y el otro por volver a recuperar los años dorados de su padre. Andrés instaló su gran negocio de peluquería en la calle Tucumán entre Callao y Rodriguez Peña, que era exitoso entre las artistas de Buenos Aires, y donde acudía Libertad Lamarque, Iris Marga, Laura Hidalgo y una actriz muy nuevita llamada Mirtha Legrand. Para Aristóteles, Buenos Aires fue su llave al éxito y dos familias porteñas, pasaron a ser su relación más cercana: las familias Gaona y la familia Dodero, a los cuales en diferentes instancias de su vida estuvo muy ligado. Con quien estrechó grandes lazos, ya que estaba ligado al negocio del tabaco por su propia familia, fue Enrique Gaona, así como también su esposa Teresita Gondra del Campo de Gaona. Ambos supieron brindar la contención y el espacio que Aristóteles necesitaba, y Ary, como ellos afectuosamente lo llamaban, pudiera abrirse espacio en la sociedad de Buenos Aires y las oportunidades que eso representaba para Onassis. Al poco tiempo, las ganancias de Onassis se tornaron más significativas y, con la ayuda de su padre, que permanecía en Grecia, se aventuró en la importación de tabaco turco, cuyo consumo entre las mujeres puso de moda en los años 20, primero en Buenos Aires y en París, por mediación de una actriz de cine que le presentó Anita , esposa de su amigo Andrés. Su contacto con su tierra natal aumentó, y lo decidió a volver, pero se mantuvo en la exportación de tabaco y otras actividades relacionadas con él. Sus viajes nocturnos para unir Colonia, Carmelo y otras partes de la costa uruguaya con San Fernando o el Tigre, se intensificaron y comenzaron los riesgos; hecho que llevó a Andrés a alejarse del asunto y de esa amistad. Para ampliar su capacidad de transporte de tabaco, Aristóteles compró dos barcos en Canadá. En la década de los 30 se inició en la industria naval. Hacia 1932, Aristóteles se había convertido en un hombre de negocios que contaba con buques, petroleros y balleneros. Posteriormente por un problema burocrático en el puerto de Róterdam, Onassis cambió la bandera de sus barcos, y los registró en Panamá. La toma de esa medida, posibilitó que los trámites como número de tripulantes, impuestos y tipo de carga, pasaran a ser resueltos con más rapidez, abaratando sus procesos. Creativo, conseguía préstamos bancarios asiduamente, aumentando el tamaño de su flota. Su amigo de la juventud había quedado atrás. Aristóteles, siguiendo el principio O.P.M. (Other People Money, el dinero de otros) inventado por el comerciante, naviero e inversor inmobiliario Daniel Ludwig, Onassis, dueño de una pequeña flota, primero de barcazas adquiridas en el barrio de la Boca y hasta el momento de contar con barcos mercantes viejos comprados al ejército norteamericano, convenció a la Metropolitan Life Insurance Company de que le hicieran un préstamo de 40 millones de dólares para la construcción de barcos nuevos, ofreciendo como garantía su contrato con una petrolera. El préstamo sería de la misma duración que su contrato con la petrolera. Onassis evocaba a menudo aquel episodio crucial en su carrera: «Era como si le prestaran dinero a alguien que se proponía alquilarle una propiedad a Rockefeller. Que la casa tuviera agujeros en el techo no tenía importancia alguna, si Rockefeller consentía en alquilarla, con eso le bastaba al prestamista».En 1939 poseía una flota de petroleros, con la cual sostiene a los aliados. En 1954, Onassis fue investigado por el FBI por fraude contra el gobierno norteamericano, contrabando y otras yerbas. Se le acusaba de haber violado una disposición según la cual todos los buques con bandera de Estados Unidos debían pertenecer a ciudadanos de ese país. El magnate finalmente se declaró culpable, y pagó una multa de 7 millones de dólares. En 1957, fundó Olympic Airways (hoy Olympic Airlines), la primera línea aérea de bandera griega. Onassis financió la construcción de la Olympic Tower, Nueva York. En sus últimos años sufrió la enfermedad miastenia gravis; en una ocasión tuvo que salir con cintas adheridas a los párpados para poder ver.En lo que se refiere a su vida personal, Onassis conquistó y se casó el 28 de diciembre de 1946 con Athina Mary Livanos, hija del magnate naviero Stavros Livanos. Para muchos fue un matrimonio muy conveniente para Onassis, ya que aprendió el negocio naviero a costa de Livanos. Con ella tuvo dos hijos, Alexander (1948–1973) y Christina (1950–1988), ambos nacidos en Nueva York. A pesar de que ambos estaban oficialmente casados, Onassis mantuvo un sonado romance con la diva de la ópera también griega, María Callas. De acuerdo con Greek Fire: The Story of Maria Callas and Aristotle Onassis, de Nicholas Gage, Callas dio a luz a un niño el 30 de marzo de 1960, que vivió pocas horas. Callas intentó repetidamente que el magnate contrajera matrimonio con ella, a lo que él se negó bajo variados pretextos. La vida bastante disipada de Aristóteles Onassis hasta antes de la llegada de Kennedy, transcurría entre cruceros con invitados del mundo del espectáculo y la nobleza europea, en su yate de lujo, Christina por el Mediterráneo, el mar Egeo y la Costa Azul, la isla privada de Skorpios y sus negocios que dirigía a distancia, muchos de ellos en Buenos Aires bajo la tutela de “testaferros” La relación con la diva terminó abruptamente cuando un Onassis deslumbrado la dejó sin mayores miramientos para casarse con Jacqueline Kennedy, viuda del ex-presidente de EE.UU. John F. Kennedy, el 20 de octubre de 1968. Jacqueline insistió en casarse para no escandalizar a sus hijos de corta edad. A lo que el magnate accedió encantado, dejando de paso a la Callas devastada sentimentalmente. Se estableció un acta matrimonial secreta que declaraba que en caso de muerte del marido o divorcio, Jacqueline Kennedy recibiría la tercera parte de su fortuna y bienes, Onassis la firmó sin regaños. Pasado un tiempo, Jackie evidenció tener gustos extravagantes y costosos que un afligido Onassis debía satisfacer a costa de elevadas sumas de dinero, recursos y personal a su servicio; pronto se hastió de ella. Por ejemplo, para el desayuno matinal, el avión personal de Onassis debía volar más de 300 km en la mañana, a una isla cercana a la isla de Skorpios para traer un tipo de pan que a Jackie le encantaba para su desayuno. Además siguiendo el estilo que tuvo en la Casa Blanca cuando era primera dama, cambió suntuosos y elaborados decorados por arreglos aún más costosos y a gusto de ella, haciendo desaparecer cualquier huella de María Callas en su residencia. Jackie pasaba la mayor parte del tiempo de compras y la vida marital se volvió vacía para Onassis. Pronto Onassis se sintió defraudado con su cada vez más esquiva y costosa esposa y volvió sus ojos a María Callas. Callas fue el amor más grande de su vida, hecho evidenciado por lo poco que duró la felicidad en su matrimonio con Jacqueline, unión que intentó disolver de manera temprana. Jackie le era esquiva maritalmente y además detestaba el hedor a tabaco que envolvía a Onassis. El 23 de enero de 1973, su hijo Alexander fallecía en un accidente de aviación y eso lo sumió en una profunda depresión de la que nunca se sobrepuso. Onassis sumido en una depresión y además de ser excesivo fumador de puros, murió en Neuilly-sur-Seine, Francia, a causa de una neumonía a la edad de 69 años. Sus restos yacen en la isla de Skorpios. Jackie guardó un luto aparente por la muerte de su marido, mientras sus abogados corrían a validar el acta de matrimonio. Su hija Christina fue designada heredera universal, pero Jackie Kennedy reclamó la tercera parte de las posesiones del magnate, como estaba estipulado en el acta de matrimonio. Se entabló una disputa legal entre Christina y Jackie. Christina pasaba y pasó parte de su vida en sus casas de Buenos Aires o en las viviendas de los Dodero. Tras la muerte de Christina, hecho que sucedió en Buenos Aires; los dos tercios restantes de la herencia pasaron a su única nieta, Athina Roussel, quien contrajo matrimonio, el 3 de diciembre de 2005, a la edad de 20, con Álvaro de Miranda Neto, un conocido jinete de origen brasileño. Esta es la historia, y aquí los hechos posiblemente necesiten ser reparados, como decía nuestro intelectual amigo de las letras, Jorge Luis; ya que por ahí, todo necesita ser reparado.

UN TEMPLO EDUCACIONAL DE BUENOS AIRES
EL OTTO KRAUSE.-

Pese a la fría brisa del invierno porteño de Buenos Aires, era un anochecer tranquilo en la Reina del Plata. Pisar las baldosas de esa avenida en particular, brindaba un singular placer.-Era un tramo barrial de San Telmo lleno de júbilo que hasta nos hacía percibir algo aromático en el aire. Nuestro olfato percibía una mezcla de hierbas proveniente de los tilos que aún con el follaje mustio seguían desafiando el ambiente con su fuerte presencia. Pero lo más importante era ese olor a juventud de adolescentes felices y traviesos que transmitían esa sana irresponsabilidad en la que todo es devenir. Era estimulante transitar esos escasos ciento veinte metros de vereda de la Paseo Colón donde se erguía orgullosamente el Otto Krause, toda una institución de fama en América Latina, considerado uno de los mejores Politécnicos del mundo. Un colegio distintivo de Buenos Aires, pero diferente. Hecho para los hijos de esa clase media, que intentaban un profesión rápida y con salida laboral. De allí egresaban Técnicos Navales, Maestro Mayores de Obras, Electrotécnicos, Técnicos Mecánicos, Químicos y muchas otras profesiones que rápidamente obtenían del gobierno, matrículas profesionales para poder ejercer sus conocimientos por su alto nivel de capacitación. El Otto Krause cobijaba a viejos maestros que con sensatez y gran dedicación inculcaban e instruían a los jovencitos en diversas técnicas, y centenares de profesiones y oficios generalmente destinados a los hijos y nietos de inmigrantes de esa clase media que era el orgullo de la sociedad argentina. El griterío era infernal y alguien desprevenido y curioso que pasaba por allí preguntó.-
-¿Qué pasó que están todos en la calle?
-Y..............saltaron los tapones de la electricidad Don, y hay que quedarse en la vereda hasta que vuelva la electricidad.-
Puertas adentro el regente de la escuela, Sr.Ramos ofuscado y rabioso había llamado a una reunión de urgencia a todos los celadores del establecimiento. Mientras esperaba, intentaba prender un farol, a la luz de una desgastada vela. El farol por escaso presupuesto tenía fallas, con sus bordes quemados por donde se escapaba el brillo de su luminosidad. El farol también envejecía junto con ellos.
-Sr.Ramos, ya estamos todos.
Dijeron los preceptores al unísono.
-Imaginamos la bronca que tiene pero no se preocupe ya estamos sobre los pasos de los traviesos porque no fue una falla técnica.
-¿Cómo saben que no fue un corto circuito ó una falla del sistema? Cade o Segba no tienen nada que ver en esto ????
-Jefe, no se olvide que nosotros además de maestros, también somos egresados de la escuela, y aunque nada tenemos que ver con la electricidad, conocemos toda la instalación, nos sobra experiencia en los apagones; pero por sobre todo tenemos alguna información.
-Esto es cosa de chicos traviesos para salvarse de las horas de análisis matemático, laboratorio, prácticas, química y proyectos. Casualmente hoy en quinto segunda y sexto primera había exámenes; es demasiada coincidencia.
-Jefe, los muchachos son traviesos.
-Que traviesos ni ocho cuarto, son unos pendejos hijos de mil puta, si fuera por mi los expulso a todos juntos y cierro la escuela. En mis épocas,nosotros éramos ejemplares, ahora andan escondiédose para fumar un Saratoga, es el colmo; no se donde llegaremos con esta juventud.
-Ramos, no sea tan cabrón , son muchachotes y aún hacen travesuras de chicos. Pero son todos unos caballeritos sin cosas raras, no beben, les gustan las pibas y el futbol; y hasta tienen buenas notas; que quiere que todos sean San Francisco ó un cura polleduro. Usted alguna vez nos contó lo que hacía en el Nacional Buenos Aires, y sin tener en cuenta que eso sucedió en el siglo pasado.
-Sí, dijo otro preceptor; cuándo la iluminación de Buenos Aires todavía funcionaba a gas y estaba el Virrey Ceballos.
Páez se prendió a la broma con una carcajada estridente y todos los celadores soltaron la risa al unísono. Ramos rojo de furia les retrucó.
-Porque no se van a cagar con lo de la edad, después de todo no soy mucho más viejo que ustedes.
-Yo era un alumno ejemplar, con las mejores calificaciones y de lo único que me podían acusar era que de vez en cuando en los baños me fumaba algún Chesterfield, que además era importado. Pero también deje de hacerlo a tiempo a partir del cuarto año.
-Vamos Ramos, lo de importado está de más, usted bien sabe que la Primera Junta había prohibido expresamente la importación de cigarrillos, así que lo que usted fumaba era contrabando que introducían los Anchorena.- En la regencia se escucho la vigorosa risa y los aplausos de todos los celadores.
-Ustedes también se pueden ir a la mierda, que es eso de la Primera Junta, que se creen que tengo la edad de French ó de Berutti; porque no se van a repartir escarapelas.
-Y, jefe tan lejos no le anda. Sólo le falta el chambergo y sería lo más parecido a ese ex vicepresidente tan honesto.
.-¿Cómo se llamaba? Ah, sí......................... Elpídio González. De esos ya no hay más. En ninguna parte del mundo. Retornaron las socarronas risas y el Ramos dio un fuerte golpe sobre el escritorio y expresó.
-Hablemos en serio señores, si esto es cosa de los alumnos, les juro que los mato y también los suspendo a ustedes por pelotudos.
-Seguro que los culpables ni siquiera son buenos alumnos, a quién se le puede ocurrir semejante estupidez, carajo.
Dejar a la escuela sin luz es una vergüenza.
- ¿Acaso saben algo al respecto? -Sí don Ramos, la cosa es que empezaron a explotar los artefactos y sus portalámparas en todas las aulas.
.-¡Qué casualidad que en los baños y en la cantina sigue habiendo luz!
.-Ellos saben de circuitos, seguro que fue intencional.
.-Nos parece que pusieron monedas en los portalámparas porque al empezar a oscurecer, fui a girar el interruptor y se produjo la explosión.
-Así que pusieron monedas en los portalámparas para que salten los tapones de todo el edificio.!!
.-No Jefe, solamente de las aulas, para salvarse de las horas de los exámenes.-
-¿cómo dijiste Sinópoli? La puta madre. En serio piensan que sucedió así.Dijo enfurecido el Señor Ramos y mirando a los celadores con los ojos encendidos les ordenó.
-Quiero que urgentemente me digan en que salones se encontraron monedas, esto ha sido un trabajo realizado en el intervalo entre el turno de la tarde y el comienzo de la nocturna.-
-Seguro que debe ser algún taradito, y lo voy a hacer expulsar, no va a traspasar el umbral de esta escuela nunca más. Este es un establecimiento serio y tratamos de formar los mejores técnicos del país, no quiero muchachitos mediocres.
En ese preciso instante golpearon la puerta del despacho mientras el Señor Ramos seguía luchando con sus manos para encender su vetusto farol.
-Adelante, pasen. Gritó el Ramos.
Cuatro muchachos impecablemente vestidos con blazer azul, prolijas camisas celestes, corbatas a rayas y cancheros mocasines de Lopez Taibo se introdujeron en la sala de la Regencia.- Uno de ellos, llamado Juan se acercó a Ramos y le expresó.
_ Me permite Señor Regente y al mismo tiempo que comenzó a hablar con una hábil maniobra dactilar encendió con éxito y en un breve instante el farol. Ramos lo observó sorprendido y sólo logró balbucear a medias un lacónico gracias.
El muchacho tomó la palabra.
-Permiso Señor Ramos, queríamos decirle que como el Profesor Arizmendi y la gente del taller de Electricidad hoy no dictan cursos, nosotros podríamos solucionarle el problema.
-Venimos a pedirle permiso para acceder al pañol y bajar al gabinete del tablero general que está a un lado de la cantina.
-¿Y puedo saber quienes son ustedes?
-Somos alumnos de quinto segunda señor regente.-
-¿Y cómo se llaman? -Mis compañeros son Mario Lariotti, Walter Linaldi, Luis Gocen y yo me llamo Juan Fernández.
El Señor Filiberto interrumpió el diálogo y dirigiéndose al Ramos le dijo.
.-Me perdona un instante Regente.-
Miró a los muchachos con sorna y les ordenó.
Esperen afuera,.........Ahora mismo.
Ya voy con ustedes; al mismo tiempo que los fulminaba con la mirada.
El Señor Filiberto, conjuntamente con Páez, Sinopoli y Sánchez integraban el grupo estable de preceptores del turno de la noche; amigos y compañeros de toda la vida del profesor Pagés, uno de los directores más queridos del Krause. Habían pasado su vida dentro de la escuela. Dos de ellos eran maestros de carpintería por la mañana y los otros dos tenían a su cargo el taller de ajuste. Los cuatro para reforzar sus ingresos eran preceptores en la nocturna.
Ramos, dubitativamente y con un gesto de asentimiento les indicó a los alumnos que respondieran a la orden del Filiberto, y no bien los chicos traspasaron la puerta, con voz murmurante les dijo.
-Se puede saber que mierda les pasa a ustedes, no entiendo nada, los chicos se vienen a ofrecer a solucionarnos el problema y ustedes los mandan afuera y encima de mala manera.
-Yo no los quise desautorizar frente a ellos, pero quiero alguna explicación
Los cuatro celadores se entrecruzaron miradas cómplices y hasta hubo guiños de ojos entre ellos.-
-Escuche regente, estos chicos son los de 5º 2ª. Tienen las mejores calificaciones, son cuadro de honor de la escuela, los más aplicados pero............
¿-Pero………? Carajo. Qué me quieren decir ???
Preguntó el regente evidentemente alterado.-
-Y Jefe, son tipos muy especiales.
- ¡Especiales! ¿Por qué? Que mierda me están diciend , déjense de rodeos.
-Mira Ramos los pibes dedican muchas horas gratis como maestros particulares, respaldan a todos sus compañeros y cuando alguno "no la agarra" lo ayudan a copiarse. Además son de los que fuman Chesterfield como hacías vos, y en los baños.-Y eso no es nada, hasta se ocupan de venderlos en la cantina.-
Ramos volvió a ponerse rojo de bronca y los espetó.
-Sigo sin entender nada, que tiene que ver esto con el problema de ahora. Estamos sin luz, con los muchachos en la calle y ustedes se hacen los enigmáticos. No me jodan, esperen aquí, primero hay que resolver este despelote. Si se enteran en la Inspección General que permití tener más de una hora los chicos en la calle, me hacen pelota a mí.
Se dirigió rápidamente hasta la puerta del despacho y enfrentando a los muchachos les dijo.
-Vayan al pañol y reparen la luz cuanto antes, lo más rápido posible.
-No me puedo dar el lujo de tener mil pelotudos en la vereda a esta hora de la noche, apúrense.
-Y después me vienen a ver ó mejor mañana, pero me hacen acordar. Vayan nomás.
-Quédese tranquilo Señor Regente, en cinco minutos tiene la luz restablecida, eso sí lo haremos por sector porque no se sabe dónde están las fallas. Le respondió Juan. Nuestro salón será el último. Por el sistema ¿Sabe?
-Está bien, confío en ustedes pero denle rápido.
Dio un portazo a la propia puerta de su despacho y encaró a los celadores decididamente.
-Ustedes están borrachos, no los entiendo; los muchachos se vienen a ofrecer para arreglar el desperfecto y me vienen con la historieta de sus travesuras y las calificaciones.- ¿Se puede saber que mierda les pasa por la cabeza?
-Mire don Ramos, hagamos una cosa, esperamos un rato que los muchachos arreglen el tema de la luz, y cuando todo haya vuelto a la normalidad volvemos a charlar.
-Yo creo que con Páez, Sinópoli y Sánchez; ahora deberíamos estar en la vereda.
-No quiero que se nos escape ninguno, y además no tenemos ganas de volver a tomar lista.
-¿No le parece?
-Está bien, estoy de acuerdo. Dejemos esto para después. Ahora me preocupa la luz y los alumnos en la vereda. Vayan, vayan y dejen de joderme.
Hace treinta años que nos conocemos y se vienen a hacer los boludos conmigo.-
-Che Ramos, no sea quisquilloso, después la seguimos.
Páez se adelantó, abrió la puerta de la regencia, y apresuradamente lo siguieron Sánchez y Sinópoli.
Filiberto palmeó con afecto la espalda del regente y cuando iba a cerrar tras de sí la puerta del despacho le dijo.
-Quédate tranquilo José, en diez minutos el colegio vuelve a la normalidad. Yo se porque te lo digo.
Filiberto estaba por salir al pasillo y unirse a sus compañeros cuando el regente le preguntó.
-Che Fili, se puede confiar en estos pibes,¿saben lo que hacen? A ver si se quedan pegados en el tablero y tenemos una tragedia.
-Ramitos, quédate tranquilo, son los mejores. Además fueron ellos los que provocaron el corte de luz.
-Cómo que provocaron el corte de luz.
.- ¿Qué estás diciendo Fili ? Por favor no me vuelvas loco.
-Sencillo Ramos, porque antes del primer recreo, estos chicos se enteraron que muchos de sus compañeros, especialmente los pibes más pobres, los que laburan todo el día, no habían tenido tiempo de estudiar. Dicen que no les dieron permiso en sus trabajos para estudiar. Y los pendejos durante el primer recreo y antes de que oscureciera con una velocidad increíble metieron monedas en todos los portalámparas de las aulas.
- ¿La agarró Jefe? ¿Lo entendió?
-Sí…sí…lo entendí, bueno anda para la calle y después la seguimos.
Antes de cerrar la puerta Filiberto le dijo al regente.
-Jefe, no se preocupe, ya que después de todo parece que además de capacitar y lograr los mejores técnicos de la Argentina, estamos haciendo algo mucho más importante. Estamos ayudando a este país a formar buenas personas y eso es mucho decir. ¿ No le parece ?.-Sabés que tenés razón, Fili, bueno; después lo conversamos. Ramos quedó pensativo, abrió el último cajón de su escritorio, sacó una botella de Chivas que allí escondía, luego prendió su habitual Chesterfield y en ese preciso momento se restableció la luz.-Qué muchachos increíbles. Cómo los admiro, la puta madre. Si yo hubiera tenido hijos, me hubiese gustado que fueran como estos delincuentes de diecisiete años. Se quedó un instante pensativo, absorto. Luego su rostro se distendió completamente. Sorbió un trago de su copa, acercó el pucho al cenicero, sonrió con placer y asentimiento. En ese momento de su ojo izquierdo fue fluyendo lentamente una lágrima que estalló precipitadamente sobre el brillante y lustroso piso de parquet del salón de la regencia del Otto Krause en ese barrio maravilloso de Buenos Aires

CUANDO LLORA UN BANDONEON

Antes los pobladores de Buenos Aires estaban habituados a leer las noticias en los diarios con formatos sábanas (así llamados) de 93 x 62 cm. Después de los centenarios La Capital (Rosario) La Prensa y La Nación (Buenos Aires) el mayor referente era Crítica 5a.y 6a. con un tiraje de 300.000 ejemplares, todo un hito para el momento, con menor diversificación de oferta, mucha avidez de lectores y bastante menos publicidad. Un poco después irrumpió el "tabloid" de 42 x 30 cms. y para enterarse de las noticias había que oblar entre 20 y 30 ctvs. Proliferaba la "lectura de ojito" en el tranvía ó el trolebús que circulando por Callao apuntaba sus antenas paralelas hasta llegar a los sinuosos cables que recorrían las serpenteadas calles porteñas. Era la época en que en los diarios existían grandes ilustradores, qué con sus trabajos adornaban las notas teñidas de sangre con grandes rasgos de sensacionalismo. Leer el diario era entrar a un mundo fascinante, ya que al ingresar en sus páginas uno se encontraba con "noteros" de la talla de Roberto Arlt, Nicolás Olivari, Gonzalez Tuñón ó Germán González, éste último el especialista en policiales de la época. Las elites porteñas tenían sus referentes periodísticos, La Nación de los Mitre y La Prensa de los Gainza Paz eran diarios con jacket y galera. Imposible olvidar la biblioteca y los consultorios médicos del Diario La Prensa abiertos para todo el mundo en el legendario edificio de la Av. de Mayo, que todos los años era esperado por los porteños cuando hacía sonar sus sirenas para el Año Nuevo ó algún otro acontecimiento menos feliz. Luego la cosa empezó a cambiar, y allá por el 51' entre todos los presentes (El Mundo , Noticias Graficas , Democracia , Clarín , La Razón , etc) entró a codazos una caja que se enchufaba y nos hacía llegar una imagen y sonido simultáneo que se generaba detrás del Alvear Palace Hotel en la vieja Radio Belgrano y cuya señal rebotaba desde la torre del antiguo Ministerio de Obras Publicas, a quién alguna vez le quisieron poner un hermano mellizo, en realidad un edificio mal estacionado sobre la 9 de Julio,¿se imaginan lo que hubieran sido dos?.-La señal nos llegaba por el aire y se metía en casa por la antenita, qué al principio venia con la "cajita pero luego se mudo a la azotea. Todos los que la colocaban eran técnicos muy reconocidos porque estaban inmersos en las nuevas tecnologías de entonces !-Ellos eran los expertos que nos aconsejaban como "luchar con el control horizontal y con el vertical, el desenganche , brillo , contraste , la sintonía fina y otros términos no muy conocidos por entonces.-Hoy nadie creería que en La Premier (Paraná y Corrientes)la gente hacia cola para tomar un café, té o mejor aún un Gancia con Fernet; simplemente para poder acceder a ese puñado privilegiado de "televidentes" una palabrita que todavía no se había adentrado en el lenguaje porteño. La hora pico, porque entones no se hablaba de rating ,estaba dada por Broderick Crawford y su famosa Patrulla de Caminos, después el género fue mejorando hasta llegar al pulido y entretenido Mike Hammer que nos mostraba una Nueva York donde aún se hacían las peleas en el viejo Madison Square Garden de la 8ª.y 34.-Las señoras mas acomodadas que contaban con un aparato de TV (también así se lo mencionaba)compartían con sus amigas Buenas Tardes Mucho Gusto,y se iban acostumbrando a las caras de los entonces estrellas de moda entre ellos Guillermo Brizuela Mendez , Ernesto Lerchundi , Nelly Prince , Lidia Satragno "Pinki" , Juan Jose Piñeiro, Hector Coire , Colomba y muchos otros hoy ya olvidados.-Era otra Buenos Aires .-.La radio tenia grandes oyentes que fielmente se unían a determinadas horas para escuchar distintos programas. Los más intelectuales eran adictos a las obras de teatro de Las Dos Carátulas que junto con la transmisión de operas desde el Colon, casi llenaban todas las expectativas de ese público. Por Belgrano, Splendid ó Radio El Mundo los mas chiquitos gozaban de las Aventuras de Tarzan El Rey de la Selva (Cesar Llanos, Mabel Lando y Oscar Rovito) también estaba Poncho Negro y para toda la familia la Craneoteca de los Genios y el gran éxito de esos momentos: Los Cinco Grandes del Buen Humor, qué junto al Glostora Tango Club eran el furor del eter. Por la mañana había que soportar tiernamente a Carlitos Ginés con su "Levantese Contento" y toda su parafernalia de golpes y pitos para hacernos salir de la cama.-Los cines eran un capítulo aparte, ya que Lavalle era imponente arrancando con el Luxor cerca de Florida y a partir de allí uno detrás de otro hasta llegar a Carlos Pellegrini. Como olvidar el Electric , Monumental , Paramount , Select Lavalle ; que sumados a los de Corrientes y calles adyacentes (Opera , GranRex , Mundial , Plaza , Nacional , Maipo , Ideal , Normandie , Ideal , Politeama , Broadway , Libertador , LosAngeles , Cinelandia , etc ) transformaban a Corrientes " en la calle que nunca duerme" y sus adyacencias en un espectáculo permanente. No debemos olvidarnos del Real en Esmeralda casi Corrientes y sus galeria de Disney, El Pajaro Loco y muchos otros de Walter Lantz. Cómo olvidar el Gaumont frente a la Plaza Congreso y de la gran fiesta al inaugurarse el Metro, sobre Cerrito; la sala mas grande y moderna de América Latina (aunque el Opera de los Lococo seguía siendo la estrella).-Era la época de esplendor del teatro de Revistas y los porteños se deleitaban con Egle Martin,Gloria Montes, Gloria Guzmán , Nene Cao, Hilda Dehil , Maruja Montes , May Avril, Dorita Burgos, bajo el indiscutido brillo de la diva mayor : Nelida Roca.-Era época de pininos para Moria Casan, Ethel y Gogó Rojo,Carmen Barbieri y tantas otras, pero siempre bien acompañadas por los genios de Stray , Pepe Arias, Verdaguer , Dringue Farias , Don Pelele y Alfredo Barbieri con Juan Carlos Marecco Pinocho como partenaire.-.Tomar un vermouth era recorrer el Bar Suarez , Pichin , El Imparcial ó el Ramos de Montevideo, muy cerquita de los vermicelli de Pipo, los bifes de Pipón o las Papas Soufflé del Palacio de las Papas Fritas.-Era muy distinguido jugar al bowling en la Richmond de Suipacha ó tomar un scotch en la Richmond de Florida, mucho más cheto aún correrse hasta Queen Bess en Santa Fé ó la barra inglesa en el subsuelo del Plaza Hotel.- Todo el centro era un espectáculo : el Tibidabo , Tabaris , Tronio , Trocadero , Maipu Pigall , LaCigalle , Goyescas , Chantecler ; pero entre todos se destacaba el Marabú, donde D'Arienzo enseñaba todo lo que sabia como buen rey del compás.-Después de unos años las boites elegantes empezaron a proliferar y en el centro aparecieron Hippopotamus , Wana , Jaque , Africa y la colosal Mau Mau de los Lataliste sobre Arroyo. Hacia el norte y después de la Gral. Paz estaba Costa Norte, y mucho más allá Reviens , Sunset , Roof Brasil , Enamour , Gringó , Azote. En el centro las grandes tiendas como Gath y Chaves y Harrods brillaban con luz propia, eran los Carrefours de entonces.Hasta había una casa sobre Carlos Pellegrini casi Lavalle que se llamaba "AL Encaje de Bruselas" y solo vendían puntillas, hilos y demás accesorios. Pero había otros lugares que Buenos Aires mantenía en secreto y que estaban sobre Reconquista ó 25 de Mayo donde años atrás se habían instalado el Cosmopolita y el Bataclan y al desaparecer dejaron lugar a oscuros barcitos de marineros. Como olvidar los miércoles de box en el Luna Park, o las transmisiones de Buck Cannel desde Nueva York para la Cabalgata Deportiva Gillette. El recuerdo nos trae a Merentino, Lausse, Federico Tompshon, Kid Gavilan, Archie Moore; y una época de grandes hombres del ring. Después Tito Lectoure comenzó a salpicar con su Holidays On Ice y las pistas de hielo se conocieron allí frente al edificio de Correos, muy cerca del Corrientes 11 donde se comían unos excelentes caracoles que nos hacían consumir como mínimo 1 kilo de miñones para mojar en la salsa. Ni que hablar del Pulpo de Tucumán y Reconquista, donde el maestro cocinero nos mostraba el bloque de hielo para elegir nuestro trozo de tentáculo de pulpo, qué "a la gallega" tenia que acompañarse con vino Ribera del Avia que se servia en tazas.-Los más jóvenes disfrutábamos de recitales en teatros o radios que daba Jonnhie Ray, Bill Haley y sus Cometas, Luis Amrstrong , Placer en Las Vegas con Los Plateros, la extravagante Coccinelle , la primer travesti de esas epocas.Un poco después llegaron los grandes al Opera : Frank Sinatra , Paul Anka , Samy Davies Jr. y Tony Bennet y quién puede olvidar a Ray Anthony y sus éxitos de filmes y series televisivas. Algo después tuvo un sucesor que lo supero, nuestro respetado Lalo Schifrin , al que se lo podía escuchar en" Las tarde de Té"de la Confitería El Cabildo, abajo del Hotel Roig en Corrientes y Esmeralda.- Como olvidar ese Buenos Aires que nunca dormía, no sólo en el centro sino tampoco en San Isidro , Martinez , Becar , San Fernando , Olivos , Vicente López ; todos los templos de la música estaban en sus territorios. Luego Ramos Mejia y zona oeste comenzaron la competencia con IL Corno y el Pinar de Rocha y el ruido empezó a repartirse por más y más barrios de Buenos Aires , cruzando el Puente Pueyrredón e internándose en Avellaneda.-

LOS ARGENTINOS Y LA PERDIDA DEL TIEMPO

El desgano, la irresponsabilidad, la burocracia y la improvisación hacen perder el tiempo a los argentinos. Entre todas las causas de la decadencia argentina, Santiago Kovadloff elige como una fundamental “La Pérdida del Tiempo”, el sentimiento del tiempo, el valor del tiempo. Perder el tiempo es perder la intuición de futuro, es condenarse a un presente que se inventa todos los días de cualquier modo, simplemente para zafar el día.-El presente se congela cuando sólo hay lugar para la improvisación.-Cuando sólo la improvisación es la constante. Cuando la “ ligereza” es la constante para improvisar irresponsablemente declaraciones sobre cualquier hecho a minutos de ocurrido. Repito, cuando la improvisación es la constante; la vida debe ser inventada a diario. Desde ya, que inventar la vida a diario dista de ser un ejercicio loable de la imaginación. Crear es matizar lo previsible con lo imprevisible. Pero lo previsible constituye un componente siempre indispensable allí donde se quiere innovar. La Argentina es un país enfermo de inestabilidad, el tejido comunitario no puede subsistir si a cada rato se hace necesario establecer nuevas reglas de juego. No puede haber progreso donde no hay constancia o, para decirlo amargamente, donde lo única constante es el pr

Foto
Foto
Foto

COPYRIGHT ARGENTINA - USA 2015.-
Todos los Derechos Reservados.-

Lic.Claudio M.Perez Bobasso
Licenciado Ciencias Politicas y Diplomacia
Master en Turismo International

ESCRÍBEME:
Me interesa tu opinión